lunes, 27 de enero de 2014

Una reflexión sobre uno de los ganadores de los GRAMMY




Quiero que nos situemos en un campo neutral. Y aunque parezca que uso un tono muy solemne, vamos a trascender la naturaleza de la promoción musical; demos por hecho y aceptemos la omnipresencia de la mercadotecnia y reconozcamos en su justa medida la utilidad y la futilidad que suponen los mediáticos premios GRAMMY.

Bien, ya estamos en posición de hablar con cierta libertad de mente sobre el tema, sin prejuicios y con el deseo de hacer una crítica constructiva.

Una vez aclarado el tono con el que quiero expresarme, vamos al cotarro.

El trabajo del que deseo hablar es Money Jungle. Provocative in Blue, de Terri Lyne Carrington. El disco desea celebrar el 50º aniversario del Money Jungle de Ellington, Mingus y Roach.


Para ello ha convocado a músicos excepcionales, como Christian McBride, Gerald Clayton (para recrear el trío original), Antonio Hart o Robin Eubanks.

Cuenta Lyne Carrington que compró el cedé en una tienda que lo tenía de oferta y que cuando lo puso en el coche le pareció que tenía algo misterioso. Y así empezó todo.

Pese a haber escuchado con atención el disco de la baterista, debo decir que no entiendo bien este trabajo. Ella desea hacer una revisión de un disco que tiene 50 años, pero creo sinceramente que el disco original es el aire que respiramos ahora mismo. La concepción, la composición, la sensación, la ideología del dísco, ¡su título!, son la reflexión de los días que vivimos, del dónde y el cómo.

¿Es realmente necesaria una revisión? ¿Qué nos haría pensar que el oyente no asimilaría bien el Money Jungle original?

Escuché con atención la revisión moderna de Terri Lyne Carrington y lo primero que me llamó la atención fue la manera de presentar el primer tema (Money Jungle). Tras una fantástica introducción de McBride recreando y revisitando a Charles Mingus, el tema avanzaba con el trío al completo hasta que, en cierto punto, se comienzan a escuchar voces junto con la música: frases de discursos de Luther King, Bill Clinton u Obama. Supongo que esto pretende hacer el disco más contemporáneo. ¿Lo logra introducir voces de carga política (¿como en el opening de la serie Homeland?)? ¿Puede resultar esto más cercano que la grabación original? ¿Puede esto trascender en el tiempo? 

Sería interesante poner ambos discos dentro de 20 años en una especie de "cata a ciegas" y recoger las opiniones que se tengan entonces.

Eso sería en el futuro; en el presente, lo que nos ocupa es que este disco, Money Jungle. Provocative in Blue, ha ganado el premio GRAMMY al mejor disco instrumental de jazz. El resto de los nominados son Guided Tour, de The New Gary Burton Quartet; Life Forum, de Gerald Cayton; Pushing The World Away, de Kenny Garrett, y Out Here, de Christian McBride. Y pese a estos increíbles trabajos, se considera que esta versión de Lyne Carrinton es el mejor trabajo del año.

Intento identificar esa gran valía en el disco, pero no la encuentro.

Y lo más extraño de todo es que el otro día me preguntaron quién creía que iba a ganar, y respondí "Money Jungle. Provocative in Blue, de Terry Lyne Carrington."


Publicar un comentario