viernes, 29 de noviembre de 2013

Happy birthday, Mr. Strayhorn




Billy Strayhorn hacia 1947. 
William P. Gottlieb. Library Of  Congress
El 29 de noviembre de 1915 nacía en Dayton (Ohio) William Thomas Strayhorn; Billy Strayhorn para la Historia. Por eso hoy queremos celebrar su cumpleaños y homenajear a uno de los más grandes músicos que vio nacer el siglo XX. Seamos claros en que esta definición no es fortuita ni está basada en inclinaciones subjetivas (pese a que éstas existan) ni en deseos desmesurados de celebración.

Billy Strayhorn fue un genio único que no sólo contaba con una capacidad sobresaliente como compositor y arreglista, sino también con una sensibilidad, una humanidad y una emoción tal en lo que creaba y adaptaba, que aún hoy es capaz de afectar a quien lo escucha de esa manera que sólo los genios pueden lograr: llevándonos a esos escenarios personales en los que es posible encontrar lo bello, enfrentar lo triste y transcender lo humano.

Su legado –como sucede con su "otro yo" musical, Duke Ellington– es ingente. Fue un creador prolífico y un trabajador incansable. Dedicó casi tres décadas de su vida a trabajar con Duke Ellington, creando con esta colaboración una de las parejas más celebradas y fructíferas que en términos musicales se han conocido.

La cantante Lena Horne, que consideraba a Strayhorn 
el hombre de su vida. Gottlieb. Library Of Congress

En lo personal, Strayhorn tuvo que lidiar con el cuándo y el dónde que le tocó en suerte, pues ser de raza negra y homosexual confeso en los Estados Unidos durante la primera mitad del siglo XX no era moco de pavo, amigos lectores. 

Y en este escenario, durante aquel intervalo de tiempo, compuso cientos de temas, algunos de ellos tan conocidos como "Take the A train", "Lush life" o "Johnny come lately". 

Hoy queremos destacar los arreglos que hizo en las increíbles suites que creó Ellington, tanto en la revisión de obras clásicas como El cascanueces de Tchaikovsky o Peer Gyngt de Edward Grieg, como en la creación de la propias suites de Ellington –sobre las que nos gustaría hablar más adelante–.

¿Es o no es un día para celebrar? A Duke Ellington no necesitamos preguntárselo. No. Ya lo dejó claro en su libro La música es mi amante:
"Billy Strayhorn era mi brazo derecho, mi brazo izquierdo, los ojos en mi nuca; sus ondas cerebrales estaban en mi cabeza y las mías estaban en la suya".




Publicar un comentario